img_2873

Algunas cosas no van a cambiar nunca. Cada día que pasa necesitamos más un #PrayForVenezuela que cualquier otra cosa.

Yo, que conozco Venezuela y entiendo la situación por la que pasa, aún como muchos allá, confío en que algunas instituciones aún funcionen y más si son privadas.

Hace días intenté enviar un documento para que llegara en el menor tiempo posible a través de DHL. El tipo de la oficina en Colombia muy amablemente (pero sobre todo muy confiado él) me dice que eso en 3 días está en Caracas, que no me preocupe.

Accedí a pagar el envío express que no es para nada barato y, hoy, una semana después, el documento aún no es entregado. Era un documento urgente. Necesitaba que llegara a tiempo pero para mi desgracia nunca llegó.

Bueno, ¿qué se puede hacer? Así está Venezuela y así está DHL. De tanto pujar para que llegara el paquete más bien se me bajó la HDL y se subió la LDL. Se me subió el colesterol de la desesperación y a este punto el HDL siempre será mejor que DHL.

Al día de hoy, decidieron regresarme el envío, que por cierto ya llegó a mi casa y además devolverme el dinero. Algunas cosas no van a cambiar nunca. Cada día que pasa necesitamos más un #PrayForVenezuela que cualquier otra cosa.

Como experiencia les digo que si van a enviar algo por DHL al exterior, mejor se tomen una pastilla para el colesterol antes porque seguro se les va a subir y seguro también la tensión arterial.

www.bienpuedasiga.com

Shares