Muchas son las opciones que ofrece actualmente el mercado para bajar de peso. Hoy por hoy proliferan secretos, trucos, pastillas, infusiones, geles, aparatos, entre otras cosas, que prometen hacerte bajar la grasa abdominal, la de la papada, la de los brazos y muchas zonas específicas con un abrir y cerrar de ojos. Pero lo cierto es que no son más que engaños porque nos gusta todo fácil y rápido. Si, así somos.

Nos cuesta pensar que para bajar esos 10 kilos de más necesitamos un año de alimentación adecuada y un ajustado plan de ejercicios. Nos cuesta pensar en tanto tiempo, nos cuesta. Bajar de peso puede hacerse fácil pero no rápido. Además hay que tener en cuenta que todas las “recetas de cocina” que nos trae la internet son realmente eso, métodos fijos que sirven a unos más que a otros y muchas veces a ninguno.

Es por eso que vemos en redes sociales avisos cómo el siguiente:

¿Metformina?¿en serio?

La Metformina es el medicamento de primera línea en el tratamiento de la diabetes tipo 2 así que si usted no es diabético ¿por qué carajos va a tomar Metformina? Y es que entendiendo un poco la intención pudiera darle algún beneficio pero como ya dije, somos individuos distintos y puede que a unos no les sirva lo que a otros. La idea quizás pueda ser que la insulina frena la quema de grasa, es decir, si usted se toma un jugo, una gaseosa, un chocolate (para energía) o consume algún otro alimento alto en glucosa entonces aumenta la cantidad de insulina producida por el cuerpo y se frenan los procesos de quema de grasa pero eso es sencillo de resolver:

Tip 1: antes de entrenar no consuma ninguna bebida ni alimento dulce o con alto índice glicémico (Aprender más sobre el índice glicemico de alimentos aquí)

Y si seguimos buscando rápidas soluciones te encuentras con cosas cómo está:

Y pues bueno, ya lo dije: Hay muchas soluciones locas en internet que te prometen bajar de peso. No dudo que muchos de esos trucos le sirvan a alguien pero ¿a qué precio? Jugar con la salud de otros es muy fácil (se los digo yo cómo Medico aunque aclaro que es solo un decir). Mañana puedo inventarme que comerse el hueso del pollo ayuda a bajar 10 kilos en dos Días y seguramente alguien lo intentará. Mucho cuidado, no todo es cierto, no todo sirve y no todo es bueno.

De nuevo: NO SE QUEMA GRASA LOCALIZADA. Al ejercitarse, el cuerpo quema las grasas de manera global y no por zonas específicas como prometen en todos lados.

Hablemos de uno más. Existe otra fórmula mágica para bajar de peso sin hacer nada. Es decir prometen que aunque comamos como cerdos vamos a bajar y es que en realidad eso es lo que quisiéramos. No dejar de comer y aún así bajar de peso. Pero no mis queridos amigos. Es por eso que surge el Magnesio para bajar de peso

Y resulta que añadimos nuevamente una sustancia que puede ser nociva para nuestro cuerpo, que tiene un comportamiento indeterminado si no es recetado por un médico y que además pone en riesgo nuestra salud. Además de producir diarrea, ya que es usado como laxante, su uso indiscriminado o mal uso puede conllevar a trastornos en la parte eléctrica del corazón, parálisis, dificultad para respirar, entre otras. Es entonces cuando ponemos en riesgo nuestra vida al tratar de conseguir fácilmente algo que, en el mediano plazo y con buena asesoría y ejercicio, podemos lograr sin dañarnos. Por eso los invito a que no se dejen engañar por medidas fantásticas, milagrosas y sobre todo que prometan lo que, al día de hoy, es imposible: BAJAR DE PESO SIN NINGÚN ESFUERZO.

En mi post anterior (leer aquí) les dije cómo puede hacerse para bajar de peso sin hacer ejercicio sin embargo, hacerlo, significa hacer mucho.

Si te gustó este post, te invito a compartirlo en tus redes sociales (links abajo) para poder seguir creando contenido de tu interés.

Shares