A propósito del dichoso contenedor cantina que pusieron en el parque de Bolívar para estás #FiestasDelMar2017 en Santa Marta.

Resulta que ahora nos volvimos los más ambientalistas, los más preocupados por el espacio público, ese espacio público que por años se ha violentado en Santa Marta, que por años ha invadido la quinta avenida y no precisamente la de Nueva York. Y es que con solo echar un vistazo a la entrada del éxito de la 5ta con 19 nos damos cuenta de la insensata violación del espacio público en la ciudad.

Leer noticia: Contenedor cantina en el parque de Bolívar

Pero ese no es el tema aquí hoy. Me molesta que nos creamos mejores personas por denunciar insensateces y que creamos ser héroes sin capa que vamos por ahí jactándonos de nuestras hazañas. Resulta que Águila, quien no me paga un peso y además creo que ni me leen, montó un contenedor en la Plaza de Bolívar para las fiestas del mar pero a alguien se le ocurrió denunciar por invasión de espacio público, falta de permisos y falta de estética. ¿Falta de estética?¿en serio? A mí me parece más bien que es la típica pelea marica entre los “defensores” de lo bien hecho que no son más que detractores de la administración de turno y que se encargan de buscar el pelo blanco a cada gato negro.

Quizás lo de los permisos sea algo relevante pero ahí está el punto. El pelo blanco del que hablo. A alguien le parecerá feo, a otros les parecerá antiestético, a otros que invade el espacio público pero realmente son excusas vacías y sin fondo. Y es que nada más es mirar al exterior y darnos cuenta qué hay modas y tendencias (también estúpidas) que se imponen y el uso de contenedores simplemente está de moda.

Esta es la imagen de un famosísimo Starbucks hecho con contenedores.

¿Y qué tal está cafetería?

¿O qué tal está casa?

Estos son solo algunos ejemplos de cómo usar los contenedores en el mundo. Esto está de moda señores y lastimosamente no podemos evitarlo.

Pero resulta que si la vemos en otro lado (otra ciudad o país) nos parece una maravilla y quizás hasta nos tomemos fotos y las subamos en nuestras redes sociales con hashtags como #Ingenioso #contenedores #quemaravilla pero en Santa Marta nos parece antiestético o que simplemente roba espacio público. Ese espacio que no cuidamos, o ¿cuantos de ustedes ven un papel, vaso o botella en el parque y lo recoge para echarlo en una cesta de basura cercana? Y es que es esa doble moral que manejamos lo que nos hace ser peor personas aunque creamos que somos “mejores”.

Ah, pero muchos dirán que no podemos ceñirnos a las modas pero vuelve a jugar nuestra doble moral porque hacemos tales críticas desde nuestro iPhone nuevo, desde nuestro Instagram y así con todo. Pero ajá, hay quienes creen que el contenedor se va a quedar para siempre ahí y entonces hacen campañas hasta su desmonte como ya sucedió.

Leer noticia del desmonte.

Y es que el problema es muy distinto. Una cosa son los permisos y otra muy distinta el espacio público y la estética. A mí si me hubiera gustado que se quedara el contenedor ahí, no porque sea el más bebedor ni porque alguien me pague por escribir, además que yo recuerde el parque tiene muchos más sitios por donde transitar. Y pues si me gustaría ver que Hoy Diario del Magdalena se hiciese sentir ante la invasión del espacio público en la quinta avenida. Ah cierto, esos son gente del común trabajando para rebuscarse y posibles compradores de su periódico pero Aguila no y entonces a ellos si los pueden atacar. Lo más chistoso es que las denuncias son, supuestamente, hechas por ciudadanos preocupados por el espacio público, entonces es cuando me pregunto ¿por qué somos tan mierdas?

Nota del editor: ojalá Aguila me lea y decidan pagarme algo por hacerles propaganda.

Shares